La teoría de la Burbuja

Archivo 18-1-16 11 28 39

Cada vez somos más conscientes del acoso escolar, del bullying, el ciberbuying y de las consecuencias tan devastadoras que produce en las víctimas y sus familias. Recordemos que los casos de depresión infantil y juvenil aumentan año tras año, siendo ésta una de las grandes causas que están detrás de esta patología.

  Quién no ha reflexionado alguna vez sobre su infancia o adolescencia, y se ha preguntado… ¿Pero cómo pude hacer eso, o aquello? Cómo pude dejar de lado a mis amigos, alejarme de mi familia, salir con ese chic@ que me hizo tanto daño…

¿Por qué a veces actuamos en contra de nuestros principios y valores?

Es fácil…nos dejamos llevar por nuestro entorno llegando incluso a creer que es lo que nosotros queremos, que es lo que nosotros somos. Las personas somos seres profundamente sociales y esto tiene muchos beneficios pero también tiene riesgos: podemos sucumbir a la personalidad de los otros.

Normalmente, no somos conscientes de la gran influencia que ejercen los demás sobre nuestras acciones y pensamientos. Actuamos de forma acorde a nuestro círculo social porque nos dejamos llevar y terminamos creyendo que es lo apropiado, olvidándo si realmente lo es para nuestro “yo” interior, o no. El riesgo es alto, vivir en esta burbuja puede sumergirte un mundo abocado al aislamiento social y emocional, del que salir es profundamente complicado.

 En las personas emocionalmente débiles o depencientes puede ser el comienzo de una espiral negativa que desemboque en la sumisión de la persona (o personas) psicologicamente fuertes, impositivas o dictatoriales, pudiendo desembocar en acoso o abuso de poder entre jóvenes y adolescentes (también en adultos, por supuesto).

Así, desde el padre o madre autoritario y manipulador al amigo “marimandón”, pasando por esa pareja intolerante e intransigente que nos empuja a comportarnos a su imagen y semejanza. La burbuja se crea gradualmente y para cuando se empieza a ser consciente ya se está en el fondo del pozo del que salir puede resultar realmente díficil, sobre todo en etapas de la vida (adolescencia) donde todo es convulso y confuso.

Como padres, familia o amigos hay que estar atentos y observar si los chic@s se dejan llevar perdiéndose por el camino, debemos tratar de ayudarles a mantener su propia identidad y que estén por encima de aquello o aquellos que les rodean.

Mi consejo para chicos y chicas que se sientan en esta situación es breve y directo:

“Controlad siempre las riendas de vuestra vida y no perdáis el contacto con vuestra realidad”.

No la realidad que os rodea en ese momento, sino vuestra propia realidad, aquellos principios, valores y creencias que os definen, que os hacen ser vosotros mismos. Y, sobre todo, confíad en vuestra familia o en las personas que os quieren. Contándles lo que os pasa y reunid fuerzas para cuando estéis en un momento de vuestra vida donde tengáis que decidir sobre algo que vaya en contra de vosotros, entonces… decir “no”, alto y claro: “NO”. Saber decir “no” es fundamental, “yo no entro en esa burbuja”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s